Thunder ingresó a la Guardia del Reino para escapar de la violencia de su padre, pero también para demostrarle de lo que era capaz de lograr. Y lo demostró, convirtiéndose en la Guardia Personal de la Princesa Cordelia. Sin embargo, cuando Evania de la Casa de Fuego se cruza en su camino, sus principios pierden equilibrio.


Evania es la heredera de su casa, pero no quiere saber nada con ello. ¿Cómo podría dirigir a un pueblo si ni siquiera fue capaz de seguir su destino? Por eso, toma la decisión de deshacerse de su Libro de Destino porque no quiere revivir el recuerdo de la vez que cometió un error. Pero su deseo fue más grande que su prudencia.


Ambas se encontrarán en mitad de la noche frente a una Criatura Oscura, el principal enemigo del reino. 


Lo que ninguna de las dos sabía era que ese encuentro, les cambiaría la vida para siempre.